lunes, julio 07, 2008

Ingrid Betancourt Pulecio: ¿heroína francesa o vedette oportunista? (Editorial)

Tan asombrados como estamos muchos ciudadanos del mundo por la buena noticia del momento, y concerniente a la espectacular operación militar que llevó a la liberación de quince ciudadanos secuestrados que llevaban años en la selva, asimismo estamos algunos de nosotros un tanto o más perplejos por los múltiples homenajes públicos y premios destinados a la célebre secuestrada del numeroso grupo de víctimas.

Una mujer tenaz, eso sí, por el sólo hecho de luchar por su propia sobrevida, como lo hizo por el lapso de casi siete años de su infame cautiverio. Pero…, ¿merece por eso el Premio Nóbel de la Paz?, ¿o la medalla de honor de la Legión Francesa?, ¿o eso la califica para ser el próximo presidente de Colombia?, ¿cuáles son los méritos o logros para la humanidad o nuestro país que distinguen a Ingrid Betancourt de las demás víctimas del secuestro o de la violencia, al nivel de destacarla como una heroína mundial?, ¿cuál es su obra?

Porque uno podría barajar cualquier cantidad de nombres de ilustres colombianos y colombianas que son admirables, y que sí han hecho verdaderamente méritos para ser condecorados, o ser considerados héroes. Clara González de Rojas por ejemplo se ha ganado el respeto y admiración del pueblo colombiano a puro pulso, por haber sido tan digna en su lucha por la libertad de su hija y su nieto, por ser honesta, y por respetar de manera genuina, pero sin ambigüedades, el derecho de los secuestrados a ser libres. Estaban en juego la vida de su hija y de su nieto Emmanuel, un niño de historia milagrosa.

Lo hizo sin caer en el facilismo de utilizar las influencias del poder, poder que no tenía, y desde una situación personal de humildad socioeconómica y política, y aún así logró sacar a la luz el drama del secuestro de tantos otros, ignorados precisamente a raíz del show de infamias montado por la madre de la Betancourt, Doña Yolanda Pulecio y su amiga íntima, la senadora Piedad Córdoba, alias Teodora Bolívar, dicen por ahí. Coadyuvadas en la injuria contra la nación por los presidentes Hugo Chávez de Venezuela, Rafael Correa de Ecuador, Cristina de Kirchner de Argentina, Nicolás Sarkozy de Francia, y sus múltiples comités de payasos activistas y ONG’s asociadas.

Más merecido aún se tendrían cualquier premio el presidente colombiano por tomar el riesgo de tan difícil decisión, como la de autorizar semejante operación militar; más aún lo merecerían quienes la planificaron en primer lugar, y mucho más aún, los héroes anónimos que ejecutaron la misión, y los infiltrados que conviven al día a día con la infame guerrilla, haciéndose pasar por uno de ellos. Por no hablar de los miles de policías y soldados que han sacrificado sus vidas en nombre de la defensa de las instituciones nacionales, o los que han padecido mutilaciones, lo que no ha sido obstáculo para clamar activamente por la liberación de sus compañeros de armas.

Y dejando de lado a los héroes de guerra, están los verdaderos héroes de la paz. El ya hace varios años fallecido padre Rafael García Herreros por ejemplo, el mismo que se inventó “El Minuto de Dios”, obra que le ha dado miles de casas a los más humildes. O el padre italiano Javier de Nicoló, quien apenas llegó a Colombia apadrinó a miles de niños de extracto campesino humilde. O Jaime Jaramillo, un ciudadano del común que no aguantó más el espectáculo degradante de niños viviendo a la intemperie y bajo el más sórdido abandono estatal, y que a diferencia de muchos de nosotros, decidió hacer algo al respecto.

Dice un adagio, “Por sus obras los conoceréis”. Por ende, el espectáculo montado alrededor de la Betancourt es simplemente degradante. Hay ciertos honores, que cuando uno no se los ha ganado, en vez de enaltecerlo a uno, terminan por degradarlo. Quizás la opinión pública esté algo “hipnotizada” por el hit mediático del momento, o porque la Betancourt al contrario de sus seguidores y familiares, ha agradecido públicamente al presidente Uribe y a las fuerzas militares por su rescate. Pero estar a favor de la política de seguridad democrática del presidente Uribe, como lo estamos la gran mayoría de colombianos, es una cosa, y otra muy distinta, es ahora alabarla a posteriori so pretexto de reconocer hechos evidentes para obtener réditos políticos.

Y por qué no, es un acto de oportunismo, porque la Betancourt ahora alaba también a Sarkozy por una libertad que no fue gestada por él, ni por sus allegados. Es más, él se opuso a la política colombiana de la seguridad democrática, y por extensión al rescate militar, y movió todas sus influencias para impedir que un rescate se llevara a cabo. La medalla de “honor” que recibirá la Betancourt, a cambio de las alabanzas a favor de este impopular presidente francés -así lo indican las encuestas locales- es bajo tales circunstancias, un acto cínico e hipócrita. Sarkozy con su agenda política encaminada a recuperar prestigio y credibilidad a costa del bienestar de Colombia fracasó estruendosamente. Así de sencillo.

Aún estamos esperando las disculpas oficiales del gobierno francés, y de los comités franceses afectos a la Betancourt, por injerir indebidamente en la democracia de nuestro país, y por confabular en contra de la seguridad nacional de Colombia. Aún esperamos que el gobierno de Dinamarca defina sí es o no su política proteger a colaboradores del terrorismo. Aún esperamos que la evidencia hallada en los PC’s de alias Raúl Reyes incriminando a los presidentes Correa del Ecuador y Chávez de Venezuela, sea evidencia más que suficiente para una condena mundial por promover el terrorismo.

Y si no lo fuere, las declaraciones públicas de estos despreciables líderes políticos en contra de nuestras instituciones debieran ser evidencia autoincriminatoria suficiente. Pero más aún, esperamos el gesto ahí sí gallardo de la Betancourt, condenando todos estos hechos, si verdaderamente es tan imparcial, y si verdaderamente es la líder que pretende ser. Pero contra más tratan de no parecerse los unos a los otros, más parecidos terminan siendo. Seguramente la Betancourt dirá que "todo esto ocurrió a sus espaldas", parafraseando de manera irónica a su antagonista de antaño, el ex presidente colombiano Ernesto Samper Pizano, cuando se lavó las manos cual Pontius Pilatus en el Proceso 8.000. ¿Heroína francesa o vedette oportunista? Más claro no canta un gallo.

Pero héroes hay, y muchos. El Capitán Julián Ernesto Guevara de la Policía Nacional por ejemplo, quien murió por enfermedades sin tratamiento médico tras más de siete años de secuestro, y su madre Emperatriz, quien aún espera por la devolución de su cadáver, para darle cristiana sepultura. Y cómo olvidar al Intendente Luis Hernando Peña Bonilla, quien fue fusilado en el Caguán por orden de alias Mono Jojoy y de alias Martín Sombra, al parecer porque padecía de trastornos mentales que lo "hacían peligroso" para la guerrilla, según testimonio del recién liberado Subintendente de la Policía, Armando Castellanos Gaona.

Su madre Leonor, tampoco ha podido darle cristiana sepultura porque una vez más no le han entegado el cadáver de su hijo. Que mi Dios los reciba con honores en el cielo, y llene de bendiciones y consuelo a éstas y tantas familias colombianas, en estas horas aún muy dolorosas para la patria. Y por patria entiende uno al inmenso país compuesto por colombianos del común. Una patria de verdaderos héroes de carne y hueso, no un lugar artificial de ultramar que idolatra a una vedette afrancesada, y en donde todo lo que huele mal se disimula y enmascara con sofisticados perfumes. THL

ARTÍCULOS RECOMENDADOS: Hay más de un blogger analizando los pros y contras del impacto mediático de la liberación de Ingrid Betancourt, y la actitud de los grandes medios, sin que necesariamente las opiniones y argumentos sean coincidentes con lo expresado en este artículo. Pero se trata de reflexiones muy bien sustentadas y ampliamente debatidas.

En el blog Club de Artes y Letras, de Laura García: Algunos apuntes sobre el espectáculo mediático del momento: la liberación de Ingrid Betancourt – “Por favor no me crucifiquen por decir esto, pero hay que decirlo: el cubrimiento de la liberación de Ingrid Betancourt, ha sido exagerado y casi escandaloso. Voy más allá, creo que todo su secuestro tuvo un cubrimiento vergonzosamente exclusivista. Ella no es ni la única, ni la más importante de los secuestrados por las FARC, pero se le dio prácticamente ese estatus.”

En el blog ¿Comunicación?, de Víctor Solano: La liberación de Ingrid opaca el rescate de los demás – “Tristemente, hasta en las condiciones extremas, unos tienen más poder que otros. Los medios hasta ahora sólo han / siempre han hablado del rescate de la ex candidata a la Presidencia, Ingrid Betancourt y en segundo plano de los tres estadounidenses y los “otros” 11 miembros de la fuerza pública”.

En el blog Desde mi Caribe Colombiano, de Ricardo Buitrago: Únicos artífices de la exitosa liberación – “Como no hemos podido quitarnos el estigma del subdesarrollo y algunos desde el interior, coadyuvan a ello, desde fuera, oportunistas, aprovechando esa circunstancia parecerían aplicarnos la injusta apreciación de que todo lo del pobre es robado. Por eso ahora, más de uno quiere abrogarse para sí los méritos de la exitosa operación de rescate, que condujo a la liberación de quince secuestrados en poder de las FARC.”

En el blog Liberal Colombiano: El postoperatorio – “Sospecho que Uribe podría terminar ofreciéndole [a Ingrid] la Cancillería o como mínimo la Embajada en Francia. O incluso ser Comisionada de Paz. Ingrid salió más uribista que José Obdulio, elogiando la reelección y a Uribe. Sabe que si quiere ser presidente simplemente no puede irse de frente, al estilo PDA o Partido Liberal, contra un presidente con 90% de aprobación. Sería un suicidio político”.

6 comentarios:

Felipe Chavez G. dijo...

justamente por evitar la fiebre mediática, no he posteado algunas impresiones personales.

Apenas supe de la liberación una voz dentro de mí gritó "por fin, un reemplazo para urimori", pero mis colegas me escucharon y abuchearon como a un apátrida.

1. Simplemente antes del "rescate", AUV no tendría un contrincante en unas posibles elecciones, ni siquiera dentro del furibismo.

2. Betancourt (Ingrid para los mas cercanos)salió "santificada" después se semejante sacrificio.

3. La única figura con el nivel de popularidad para reemplazar a AUV en la presidencia sería Ingrid.

4.El debate mas allá del ajedréz político eleccionista, reeleccionista incluso mas allá del drama humano de los secuestrados, es el uso delsecuestro como arma ¿Revolucionaria? (Nadie se lo cree), ¿Política? (sus efectos generan mas adversión que adhesión), ¿Militar? (es mas el desgaste que la eficacia en términos de logística de guerra).

4. No es suficiente la megacampaña para simplemente llamar terroristas a las Farc (aunque de hecho lo son), mas allá de ese adjetivo que tiene una carga muy "bushiana" desde el nuevo orden mundial. Está el caso concreto de los unos colombianos armados, financiados por el narcotráfico, sin propuesta política para el país... pero siguen siendo un grupo de colombianos "compatriotas" si se quiere ¿Qué hacer con ellos?, ¿Cómo será su reinserción?, ¿cómo se negociará sureintegro a la vida civil?

EDITOR GENERAL (THL) dijo...

Hola Felipe: pues hombre, yo creo que el presidente sigue sin contrincante, unas veces porque sus seguidores y potenciales aspirantes a sucederlo se cobijan bajo su sombra de popularidad, otras veces porque quienes se le oponen lo hacen de manera tan brutal y demagógica, y desconociendo sus grandes logros en materia de la política de seguridad democrática, que pierden toda credibilidad. La popularidad de la Betancourt es más fuera del país que dentro de él, y por otro lado, sus posiciones políticas y supuestas afinidades ideológicas son tan dobles y contradictorias como el mismo Sarkozy. Una cosa es la simpatía nacional por su liberación, y todos los chismes de coctel y farándula que giran alrededor de su imagen de protagonista del Jet-Set, y otra muy distinta su poder electoral. Hace seis años ella se arriesgó a ser secuestrada en el Caguán, a pesar de las múltiples advertencias de las autoridades de no hacerlo, porque su vida y libertad corrían peligro. Pero en sus cálculos ello le permitiría aumentar su popularidad y aceptación, ser una heroína, y por ende aumentar su caudal electoral. La Betancourt logró 50.000 votos. Claro, sus amigos influyentes ya la lanzaron artificialmente a la presidencia de Colombia, pero del "dicho al hecho, hay mucho trecho". La gente ya empezó a hacerse preguntas, a recordar su corta trayectoria política, sin hechos ni beneficios tangibles, porque no los hay, y ya están saliendo a la luz ciertos gestos y compromisos con sus comités franceses, su familia y otros líderes dudosos de la región. Y a la larga, perderá su antifaz y será detectada como lo que es, como una oportunista política, y más allá de que uno como ser humano se alegre de que esté libre al fin, al igual que sus compañeros rescatados.
Por otro lado como yo sí estoy convencido como la mayoría de colombianos de las bondades de la política de seguridad democrática del presidente colombiano, pues es un logro histórico sin igual, y más bien me preocupa que no haya potenciales sucesores para darle continuidad a esta política, ni idóneos ni no-idóneos, estoy pendiente del Plan B del presidente para las elecciones, y presiento que no se presentará a la tan temida por sus opositores segunda reelección, pero que tiene un as bajo la manga, y que hace bien en permitir que vla oposición se desgaste tratando de opnérsele por una segunda reelección hipotética. Simplemente brillante. De cualquier manera, el gran logro de Uribe es su política de seguridad democrática. No sé si agradecer y reconocer tal elemental verdad -en mi opinión-, y la necesidad de continuar con este logro, lo hace a uno furibista. Hay cosas que podrían criticarse con veracidad del gobierno. Por ejemplo las tales planillas integrales de aportes para la salud, un caos y desorganización sólo equiparables al de un infierno kafkiano, una afrenta y escollo al bienestar social de las bases más humildes de la sociedad, a los "trabajadores independientes" -entre quienes me encuentro-, o el mal estado de las vías, la falta de empleo, el caos del transporte, en fín. Pero es tan importante el logro en materia de seguridad, que obnubila todo lo demás, pero más importantemente, los opositores a la política uribista tratan de desconocer esto, e insinuar que tal política de seguridad ha sido inconveniente a la democracia, lo que a todas luces es falso y por ende difícil de demostrar, por no decir imposible. Y pues en cuanto a la guerrilla es claro que nunca existió ni existirá actitud negociadora. Son terroristas y asesinos desalmados, no porque lo diga Bush, lo dicen sus "hazañas" de mortandad, asesinatos, torturas y tráfico con humanos, lo dice la historia...
Aún así hay un 20% de combatientes menores de edad, forzados a combatir y hacerle favores sexuales a sus comandantes, y para ellos por supuesto, hay que establecer un gran plan de reintegración y socialización, y no sé si tal plan exista. El resto podría acogerse a la política de desmovilización, si se entregan, claro, como ya lo han hecho miles de ellos.
Saludos y muchas gracias por comentar.

Felipe Chavez G. dijo...

Gracias por la respuesta. yo evidentemente no soy uribista y me he vuelto intolerante ante los furibistas, es decir a quienes están de acuerdo con uribe porque es uribe, porque es tan lindo como sus hijos, porque uribe dijo, porque cualquier crítica a uribe es terrorista y profarc; en cambio me encanta la posibilidad de un uribismo argumentado como es este blog y en especial esta respuesta.

Una de mis distancias con el uribismo es justamente uno de tus argumentos centrales, la dichosa seguridad democrática como eje de un sistema de gobierno ¿Acaso la seguridad de los ciudadanos no debería ser el resultado de unas condiciones económicas mas justas para todos los ciudadanos?

Pero bueno, ahí se me sale lo romántico, lo utópico.

Yo no tengo cercanía ideológica con las farc, pero tampoco la tengo con los paramilitares. Los delitos de ambas bandas se deben pagar.

No es suficiente decir que se desmovilizaron los paramiliteres, ahí siguen delinquiendo con el nombre de bandas emergentes, aquí no mas en el departamento del Meta.

No es suficiente hablar de seguridad "democrática" cuando se reformó la constitución a favor propio, cuando se intenta deslegitimar la independencia de los poderes públicos, pilares de la democracia, cuando se pretende suplantar la ley con populismo, cuando la reelección seguramente fue aprobada por cohecho (a pesar de la poca credibilidad de yidis, la justifcia falló).

Yo no valido hechos de guerra pero me incomoda cuando AUV se refiere a exguerrilleros amnistiados como terroristas. Se le olvida que una amnistía como la del M19 implicó un ejercicio juríco complejo de reinserción a la vida civil y política, precisamente con amnistía de los delitos cometidos, ellos por lo menos dejaron las armas y participaron en la constituyente; entonces me pare temerario cuando AUV no soporta las críticas e intenta recordar las acciones previas a la amnistía.

Una vez dijo que los paras no habían sido amnistiados, que ellos sí habían reparado a las víctimas. ¿Macaco ya reparó a las familias de sus dos mil muertos?, ¿Castaño reparó al país por la muerte de Jaime Garzón?... es claro que la guerra deja heridas profundas y que muchos llorarán aún las muertes del M19 y ningún muerto es mejor que otro y todos son compatriotas.

Con esas esas salidas en falso sobre las que fundamenta su poder AUV... yo veo a un megalómano igual a Chávez, yo veo a un dictadorcillo en potencia igual a Fidel, igual a Pinochet, no importa si es de derecha o de izquierda, los autoproclamados mesías, me asustan por revivir ese aterrador adagio "el estado soy yo"...

Con todo, uno no desconoce sus aciertos, por ejemplo en los temas mencionados... frente a tanta popularidad de AUV, yo siento como que me venden la faja adelgazante, la baba de caracol, que es buenísima, que fulano ya la probó, pero a mí me parece que de eso tan bueno no dan tanto...

En el fondo creo que su popularidad, se debe a que después de samper y pastrana, cualquier cosa es maravillosa.

EDITOR GENERAL (THL) dijo...

Hola Felipe: ECONOMÍA VS SEGURIDAD: pues eso sí es un poco como la discusión del huevo y la gallina, y qué viene primero. No puede haber seguridad democrática sin seguridad alimentaria o de salud, por ejemplo, siguiendo su argumento. Pero asimismo es imposible atraer inversión privada a regiones sujetas a la extorsión o al terrorismo, y la inversón estatal se pierde siempre. Yo recuerdo en los gobiernos anteriores cada pueblito de antaño tenía su sede del Banco Agrario, un Telecom, una estación de policía, un juez municipal y un centro de salud; todos fueron objeto de terrorismo, robo, secuestro y asesinato. Yo decliné hacer rural en el Chocó por razones como ésta. Estoy de acuerdo en que deben hacerse más cosas. Pero fíjese usted que la oposición a la vez que todo lo critica, no propone nada de nada, salvo por intercambios humanitarios y despejes territoriales, estratagemas que retroalimentarían el círculo vicioso de la violencia ya descrito. Por otro lado la paz negociada con el M-19 no fue el producto de un consenso popular, ni fue objeto de una ley de justicia, paz y reparación. Yo tampoco me pongo del lado del paramilitarismo, pero si así y todo, se cuestiona esa ley llena de imperfectos y contradicciones, pero que ha posibilitado la desmovilización de este grupo armado ilegal, sería por elemental lógica más justo aún cuestionar al M-19 y demás guerrillas desmovilizadas que NUNCA tuvieron que responder por sus delitos de lesa humanidad porque fueron amnistiados, y por ende, nunca reapararon ni repararán a las familias que perdieron a un hijo o hermano soldado, o a los civiles. Entonces hay una doble moral al evaluar el proceso de unos y otros, en mi opinión. Y más ejemplos de doble moral por parte de la oposición lo constituye la pretensión de que un fallo de la Corte Suprema se anteponga a la Constitución Política, una extralimitación de funciones como lo señalaba yo en otro artículo. De hecho el pronunciamiento de la Corte Constitucional interpreta muy bien mi opinión, pues de hecho se manejó la reelección como un "hecho consumado", y además la votación en sí, es decir, la voluntad popular que reeligió a Uribe no está en entredicho de acuerdo a este fallo. Pero los mismos que no aceptan esta verdad evidente del derecho constitucional, y de las verdaderas funciones de la Corte Suprema, se atreven a desafiar esa voluntad popular expresada en las urnas, y que es la que legitima el poder de Uribe ("El pueblo es el constituyente Primario"), y acude a leguleyadas sin acerbo ético como la de "cosa juzgada", cuando exigen se esclarezcan los probables crímenes de origen estatal durante la toma del Palacio de Justicia (y que conste que Uribe NADA tiene que ver en esto, pues ni en el gobierno estaba), pero a la vez exigen que no se toque a los del eme por una amnistía. ¿Y sin la parte de "verdad" del eme, cómo "reparar" y hacer "justicia"?
Pero en una cosa sí estoy de acuerdo con usted, y es que tocaba ser muy bestia para ser peor que Samper o Pastrana, pero más allá de eso, lo repito, la seguridad democrática es una política del ANTES y del DESPUÉS, siendo mucho mejor el DESPUÉS. Y todos estos males, venían desde mucho antes de Uribe, son producto de los pésimos gobiernos de hasta hace treinta años atrás. Y entre vivir en Venezuela bajo Chávez, y en Colombia bajo Uribe, eso para mí es como comparar un equipo de fútbol de la tercera división de Corea del Norte con el Real Madrid..., sólo se parecen en que ambos juegan fútbol. No por eso desconozco que hay fanáticos indeseables en ambos equipos, o "hooligans", si lo prefiere, pero...
Por último celebro al igual que usted que siempre nos hemos dado duro en las ideas, pero suave en lo personal, como debe ser. De nuevo gracias por comentar, y saludos. Nos estaremos leyendo...

Felipe Chavez G. dijo...

Pues gracias por la "conversa" son esos los argumentos que yo busco para existir en este país.

De esta manera puedo comprender los postulados básicos del uribismo, aunque no los comparta, debe ser mi instinto antimesiánico que me dificulta ver claramente los aciertos de AUV.

¿Quién escribirá esta historia mas allá de la fiebre actual? Ojalá no sean los hooligans de ambos bandos, ni Jose Obdulio, ni Petro...

¿Algún día se tomará como fuente histórica toda la cháchara que posteamos a diario?, qué responsabilidad.

Mi abuela no podía debatir con un ateo porque el calor no los dejaba argumentar, siento que a veces, así mismo se acalora la discusión AUV - oposición, se vuelve personal y no deja ver los argumentos.
Ya es hora de desmitificar, de desminar la discusión extremista, de que si ves algo bueno en uribe sós cómplice del paramilitarismo y si criticás a uribe, sós terrorista profariano... Ojalá los polarizados foristas de El Tiempo comprendieran que el debate es mucho mas largo y tiene la coyuntura de los 200 años para preguntarnos qué queremos ser como nación.

Afortunadamente tenemos estos espacios para argumentar.
En serio, gracias, por la conversa.

EDITOR GENERAL (THL) dijo...

Felipe: Gracias también. En cuanto a la historia, serán tantas las fuentes en la Internet, y tan difícil encontrar un citerio para seleccionar fuentes confiables, que la gente preferirá olvidarse del asunto, aunque ello implique repetir la historia..., je, je...
Saludos.