jueves, mayo 24, 2007

Emmanuel y los otros (Editorial)

En abril de 2006 los periodistas María Elvira Samper y Héctor Abad Faciolince hacían sendas críticas a la integridad profesional del periodista Jorge Enrique Botero, por un libro escrito por él, y en el cuál el tema central era el nacimiento en cautiverio del hijo de Clara Rojas, secuestrada junto a la célebre ciudadana colombo-francesa Ingrid Betancourt. El bebé fue llamado Emmanuel. Se dieron múltiples especulaciones sensacionalistas en torno a la paternidad del menor, insinuándose que su padre era un cabecilla de la guerrilla de las Farc, y cuya cúpula declaró categóricamente que el niño “les pertenecía”.

El libro de Botero no aportó nada a la situación jurídica y humanitaria de los secuestrados en cuestión -como era de esperarse-, y resultó ser un novelón amarillista, como lo describieron magistralmente la Samper en la Revista CAMBIO y Faciolince en la Revista SEMANA en su momento, citados en un artículo del OIMC titulado Dándole duro a Jorge E. Botero. Aunque dentro de la pobre defensa que Botero brindó de su “magna obra”, quizás lo único cierto que se puede decir en su defensa es que su libro sirvió para que nos enteráramos de la existencia de Emmanuel. El caso de Emmanuel despierta más susceptibilidad en el público, por tratarse de un ser completamente indefenso, nacido en cautiverio, y cuya vida está en constante peligro, como es de suponerse cuando de la vida de un secuestrado se trata.


La vida de Emmanuel y todos los secuestrados es responsabilidad exclusiva de sus captores. Aunque el gobierno nacional, al igual que los gobiernos anteriores, ha demostrado ser un fiasco en muchos temas sensibles de la agenda pública, incluida su política de seguridad democrática, acertadamente ha rechazado las presiones foráneas como las del gobierno francés, que pretende intervenir en delicados asuntos de seguridad nacional, buscando un despeje territorial equivalente al del gobierno de Andrés Pastrana Arango, para conseguir la liberación de una ciudadana, que ahora resultó ser más francesa que colombiana. El aberrante ensayo de Pastrana en el que se despejó un área del tamaño de Suiza, so pretexto de lograr la paz con este grupo armado, sirvió para la continuación y ampliación geométrica de las actividades delictivas de narcotráfico, secuestro, muerte y extorsión.

Los otros secuestrados no tan famosos, como los diputados del Valle, civiles, policías y militares mantenidos en cautiverio bajo condiciones inhumanas, junto a los asesinatos de la población civil y sus desplazamientos, hacen poco viable un intercambio humanitario. Por supuesto el gobierno nacional tiene una gran responsabilidad en el orden público, y en el escándalo de la parapolítica, por los nexos entre políticos uribistas y los grupos de autodefensas de las Auc. Pero una cosa es una cosa, y otra cosa es otra cosa. La exigencia por la liberación de los secuestrados de las Farc ha de ser apolítica. El aberrante caso del cautiverio de Emmanuel sólo demuestra una vez más que a ningún grupo terrorista, llámese Farc o Auc, le interesa el bienestar de los colombianos.

No existe razón para declarar a los unos “secuestrados políticos”, relegando al resto de víctimas de este crimen a un estatus secundario de “secuestrados por extorsión”. Por eso el OIMC no puede adherirse al 100% al manifiesto del blog Libertad para Emmanuel, y de cuyas nobles y honorables intenciones no existe duda por parte del OIMC. Los colombianos clamamos por la libertad de Emmanuel y todos los secuestrados sin distinciones especiales de ninguna clase. Sería una vil infamia contra los secuestrados “no políticos” hacerlo de otra manera, y que a la larga redundaría en la odiosa pero cierta circunstancia del quehacer político nacional, donde hay secuestrados de “primera” y de “segunda”, de acuerdo a los intereses políticos de los involucrados. Ellos también tienen hijos y familiares de la edad e inocencia de Emmanuel, que claman por sus seres más queridos.

Todos los colombianos, y Emmanuel entre ellos, tienen derecho a vivir una vida libre y digna, y el estado tiene la obligación de garantizar la seguridad de todos sus ciudadanos, bajo el principio fundamental de que todos somos iguales ante la ley, y tenemos los mismos derechos y deberes. Además por mandato expreso de la Constitución Política de 1991, que es el mandato del pueblo, el estado tiene el monopolio de la fuerza, y el deber de intentar la liberación de los secuestrados por vías pacíficas, si las circunstancias lo permiten, o armadas, si no lo permiten. Es triste la situación, y ciertamente una operación de rescate puede ser riesgosa. De cualquier manera, con o sin acuerdo humanitario, la vida de los secuestrados y las esperanzas y desesperanzas de sus familiares, residen exclusivamente en las huestes de sus infames captores, y no del gobierno. Que no se nos olvide ese “pequeño” detalle. ¡Libertad para todos los secuestrados YA!

10 comentarios:

Mauricio Duque Arrubla dijo...

100% de acuerdo. Se pretende echarle la culpa al Gobierno porque a las FARC no las encuentran sino ellos mismos y es más fácil culpar a los que sí se ven así no sean los resposnables

EDITOR GENERAL OIMC dijo...

Hola Mauricio: Que chévere saber que no estoy solo en esta opinión, y muy particularmente esta, que trata sobre una de las realidades más dolorosas del país. Y es exacto lo que dices: a las Farc sólo las pueden encontrar ellos mismos. Gracias por tu visita. Un abrazo, THILO.

José María Rodríguez González dijo...

Me sorprende, y no me sorprende al mismo tiempo, que esta campaña no haya sido la iniciativa del gobierno ni que un pronunciamiento al respecto se haya oído por parte de la Iglesia Católica y Profamilia. Me uno a esta iniciativa civil y humanitaria. Pido a las FARC que nos reporte cuál es la vida diaria de Emmanuel. ¿Quién lo cuida? ¿Qué juguetes tiene? ¿Qué desarrollo lleva? ¿Cuál es la relación del padre y la madre con Emmanuel? ¿Por qué la madre solo puede ver a su hijo unas pocas horas? Las respuestas a estas preguntas debe ser el primer paso práctico de esta campaña. De acuerdo a la ley, y siempre tenemos que actuar dentro y de acuerdo a la ley, los hijos deben estar bajo el cuidado de sus padres. Si los padres no pueden cuidar de sus hijos la ayuda de los familiares más cercanos, como la abuela materna, debe estar disponible, y si no lo está Profamilia debe tomar el caso. Si hay un cuidado comunitario de Emmanuel ese cuidado debe ser reportado por las FARC a la opinión pública porque Emmanuel nació en circunstancias de secuestro y cada secuestro es de la preocupación pública de todos los colombianos y todo ser humano. El bienestar de Emmanuel debe ser el objetivo de esta campaña, porque Emmanuel es un hijo de Colombia. Rechazo cualquier politización de la campaña porque solo la degeneraría, dejando frustrados y utilizados las energías y esfuerzos de quienes con buenas intenciones colaboran.

EDITOR GENERAL OIMC dijo...

Lo del impacto negativo de la politización de esta campaña, sin importar la orilla ideológica desde la cual se de esta politización, es una aseveración exacta. Gracias por su comentario. SALUDOS.

COMUNICADO del blog de José María Rodríguez González dijo...

Puntos que la campaña debe tener en cuenta:

1. No se sabe si el padre de Emmanuel es un guerrillero u otro secuestrado.

2. Emmanuel está bajo la responsabilidad de las FARC y si las FARC alegan que Emmanuel pertenece a las FARC y si Emmanuel no está en la lista de los secuestrados, entonces no existe indicación de que esté secuestrado, excepto que su madre solo puede verlo por poco tiempo.

3. Si ella está secuestrada es obvio que tener un hijo no le ha quitado su condición de secuestrada, de lo contrario hubiera sido dejada en libertad.

4. Si la madre está secuestrada, el padre tiene todos los derechos sobre Emmanuel. El problema sería si el padre es otro secuestrado. Este es el primer punto a definir.

5. Legal y humanamente, el amor del padre y la protección del padre es tan válida como la de la madre.

6. Emmanuel puede ser el nuevo símbolo de las FARC y su crianza una responsabilidad colectiva. Esta otra posibilidad se desconoce.

7. La publicidad de Emmanuel le da relevancia dentro de las FARC y también políticamente a nivel nacional e internacional. Legalmente habría que definir primero quien tiene la responsabilidad directa sobre Emmanuel.

8. La campaña, si quiere ser de alguna utilidad, debe definir primero el bienestar y la paternidad de Emmanuel. Sin tener claros estos datos la campaña se suma a la guerra psicológica contra las FARC, pero no tendría ningún interés en Emmanuel.

9. Mi posición es que Emmanuel es de interés público y las FARC deben proveer los datos sobre el bienestar y la paternidad de Emmanuel a la opinión pública.

10. Mi unión a la campaña espera la seriedad y legalidad que tengamos sobre el tema. Mi blog (http://jmrg.wordpress.com/) será una puerta a esta campaña tan pronto estos puntos sean definidos entre los blogueros colombianos que sinceramente estén interesados en el bienestar de Emmanuel.

EDITOR GENERAL OIMC dijo...

Hola Don José: Muy respetable su punto de vista. La posición del blog del OIMC sigue siendo que no deben hacerse distinciones entre secuestrados (políticos VS extorsivos), y que TODOS deben ser liberados. Ahora, está muy bien si empiezan con niños, ancianos y enfermos. Pero Emanuel está secuestrado, de eso no cabe duda alguna, sin importar quien sea su padre, y ese punto no se ha cuestionado AQUÍ. Además legalmente su padre no ha reclamado la patria potestad, y por eso según la ley, automáticamente sólo tiene un acudiente, su madre, hasta demostrar lo contrario. Además la discusión sobre el estatus de secuestrado no está siendo cuestionada aquí, y es evidente que un niño en una zona de conflicto, separado de su madre, según los testimonios del policía secuestrado que huyó recientemente, ni es libre, ni puede tener bienestar alguno, y además su vida corre un gran peligro. No creo que clamar por la libertad de los secuestrados, sin importar quienes sean y de dónde vengan sea "guerra psicológica". La guerra psicológica es de los secuestradores contra sus víctimas y sus familiares, quienes como la madre de Clara Rojas, darían sus propias vidas por sus seres queridos, de ser necesario. Además a las Farc les importa un pepino la opinión la opinión nacional, sólo les importa la de los países europeos donde se refugian algunos y hacen marketing político, especialmente en Dinamarca y la Escandinavia, donde hasta emisora tienen. Con todo respeto, creo que su manifiesto quedó mal elaborado, si pretendía ser "apolítico". De manera que en lo que a este blog respecta estamos en franco desacuerdo, aunque espero que entienda que es una diferencia de opinión tajante pero cordial.
SALUDOS. PD La campaña por la libertad de Emanuel es del blog:
http://libertadparaemanuel.blogspot.com

Notas de José María Rodríguez González dijo...

Respeto la opinión de OIMC. Solo quisiera sugerir una atención mayor al aspecto legal de Emmanuel. La patria potestad del padre es impráctica por cuanto las FARC no se rigen por las leyes colombianas. Para aplicar las leyes colombianas se necesita primero tener los hechos de la paternidad de Emmanuel y si se dice que eso no importa se estaría desconociendo las leyes colombianas como lo hace las FARC. El error que se comete en Colombia es que nadie sigue las leyes y siempre optan por repetir conductas ilegales. Quisiera también aclarar unos conceptos que me parece que están muy oscuros: Emmanuel está en peligro y lo que queremos es asegurarnos de su protección. Si aceptamos el argumento de que Emmanuel está en una zona de conflicto, el gobierno quedaría inmediatamente con la obligación de evacuar a todos los menores que vivan en esas zonas y a sus familias. El argumento de que un niño tenga que vivir con su mamá es incompleto, no solo que tiene todo el derecho a vivir con su padre, sino que quedaría impedido de vivir con su abuelita materna. Su bienestar y libertad es desconocido y especular sobre eso es una discusión bizantina no práctica. La guerra psicológica se refiere a hacer aparecer al enemigo como la peor escoria que haya existido en el mundo no al derecho que toda persona tiene a disfrutar de su libertad. Lo que los secuestradores hacen es exigir un precio por lo que es más valioso para los demás como lo es su familia, eso se llama chantaje emocional no guerra psicológica. Esta campaña es opinión pública. Cómo administre la opinión pública las FARC no es nuestro problema, sino cómo nuestra opinión pueda tener validez. La respetable opinión de OIMC, como fue expuesta aquí, solo tendría éxito entre quienes tengan una visión exclusivamente ideológica del caso de Emmanuel, pero confrontada a principios legales, conceptos de secuestro y comprensión clara del conflicto, quedaría muy débil. Hay que diferenciar nuestros deseos románticos de liberar todos los secuestrados y la realidad de que existen categorías y prioridades entre los secuestrados. Si vamos a ser consecuentes con nuestro romanticismo debemos cerrar inmediatamente la campaña por Emmanuel y hacer una por todos los secuestrados sin distinción de rango, edad, salud, o importancia pública. El bienestar de Emmanuel exige mi mejor política, pero ninguna politización. Por último, pido cordialmente que excusen cualquier mala elaboración que haya tenido mi manifestación.

EDITOR GENERAL OIMC dijo...

Hola de nuevo José: No hay de qué excusarse, usted es un blogger respetuoso y está dando su opinión. Sin embargo no se pueden "ajustar la leyes", o la visión del derecho internacional, para que "le cuadren" a un grupo armado, venga de donde venga, en mi opinión. Tiene usted razón cuando dice que todos los niños en laq zona roja están en peligro, pero no todos los padres de estos niños están secuestrados, al menos sobre el papel. De ahí vienen las miles de familias de desplazados que llegan todos los días, por supuesto. No sé si esas familias estén secuestradas, pero están entre la espada y la pared. O huyen y se vuelven mendigos en la ciudad, o se quedan y viven una vida digna en sus tierras, pero con la incertidumbre constante del mañana.

José María Rodríguez González dijo...

Propuestas:

a. Que estemos atentos al blog “Libertad para Emmanuel” sobre las actividades del 10 de junio y el mensaje y los pedidos de Clara González, la abuela de Emmanuel.

b. Que urgentemente propongamos actividades para las bitácoras y páginas de internet, tenemos que hacer UNA VOZ MASIVA EN EL INTERNET POR EMMANUEL EL 10 DE JUNIO.

c. Hay que promover que la mayoría de gente firme la petición a los presidentes Sarkozy y Uribe para ayuden a que las FARC liberen inmediatamente a Clara y su hijo. (http://www.mesopinions.com/Emmanuel--3ans--enfant-otage-des-Farc-en-Colombie--fils-de-Clara-Rojas-petition-petitions-814cd6fef9d2d62fa2f716585ee9e158.html ). [Solo se requiere la información con doble asterisco, la primera es su nombre, luego nacionalidad, profesión e e-mail. Eso es todo, las demás casillas son opcionales. Luego escriba en la casilla debajo del rectángulo de colores las letras y números que vea en el rectángulo de colores, y finalmente presione el botón que dice “Valider” Cuando aparezca la confirmación en otra ventana, puede escribir en cada casilla el e-mail de amigos para que les envíen la petición y la puedan firmar también. Sin embargo eso es opcional, así que si no quiere escribir ningún e-mail simplemente presione el botón “Valider” y listo]. Está en francés, pero vivimos en un mundo global y tenemos que acostumbrarnos.

d. Recordemos que la libertad de Emmanuel significa la libertad de Clara Rojas y del padre si es otro secuestrado o un guerrillero que prefiera su familia a la guerrilla. Los derechos de cuidar a Emmanuel están en las manos del padre, derechos que están por encima de los derechos de la abuela materna. Los derechos de la madre son mayores que los del padre, cuando la mujer decide sobre su cuerpo y sus hijos. Si defendemos los derechos de la madre podemos demostrar que Emmanuel está mejor con su madre y su abuela que en una zona de guerra con su padre. La clave de esta liberación de Emmanuel son los derechos de mujer y de madre que tiene Clara Rojas sobre Emmanuel. Esos derechos de Clara son la libertad de Emmanuel. Esta campaña es para sacar a Clara y Emmanuel del crimen y la crueldad de las FARC, pero no es contra las FARC. Es una campaña práctica para lograr algo concreto. Al contrario necesitamos convencer a las FARC que es en su beneficio que libere a Clara y Emmanuel si quieren sentar precedentes que les ayude a que le quiten el estatus de terroristas. Si han liberado algunas personas unilateralmente, la liberación de Clara y Emmanuel tiene que ser una prioridad para las FARC.

e. Recordemos también que esta es una campaña de todos los colombianos, sin distingo de sexo, raza, estrato, cultura o edad. HAGÁMONOS ESCUCHAR EN COLOMBIA Y EL MUNDO CON UNA VOZ UNIDA.

EDITOR GENERAL OIMC dijo...

Don José: Imposible apoyar su iniciativa por las razones ya expuestas, tanto en el artículo como los comentarios. Pero además la campaña es del blog LIBERTAD PARA MANUEL-como ya le decía-, por lo que lo más oportuno sería que usted dirija y coordine sus esfuerzos con sus autores y promotores.
Muchas gracias por su comentario y visita.