domingo, mayo 28, 2006

Más allá de la conveniencia


De acuerdo al editorial del periódico EL TIEMPO, publicado hoy 28 de mayo de 2006, día de las elecciones, una segunda vuelta para la elección presidencial sería “tremendamente desgastadora e inconveniente para la estabilidad institucional y económica del país”.
El Editor General del OIMC se pregunta: ¿desgastadora para quién?
En una maniobra de aparente sinceridad, la línea editorial de este periódico capitalino se mantiene en su convicción ya conocida de que para el interés nacional lo mejor sería que Uribe fuera reelegido de una vez en la primera vuelta de hoy.
Acto seguido aclaran que su adhesión política al presidente-candidato, y por ende, al Vicepresidente de la República, Francisco Santos, “en nada vulneraría la imparcialidad y equilibrio de nuestra información sobre el proceso electoral, ni la fiscalización periodística de los actos de gobierno. En estos meses de campaña creemos haberlo demostrado plenamente. No se le giró un cheque en blanco al candidato-Presidente, ni se dejó –ni se dejará- de escudriñar lo bueno, lo malo y lo feo de su administración.”
Las razones para apoyar a Uribe, según EL TIEMPO, son: la recuperación de la confianza, de la seguridad y de la economía y un evidente liderazgo. Al decir luego que -palabras textuales- “..(..)..bastaría con imaginar a cualquiera de los demás aspirantes –con el debido respeto por sus múltiples virtudes- en la tarea de manejar al país en el próximo cuatrienio”, denigran indirectamente a los candidatos opositores. En otras palabras, EL TIEMPO no cree capaces a los demás candidatos de lograr lo que Uribe ha logrado.
Es imposible no preguntarse, ¿cuáles son las empresas que se benefician con el TLC? Y por supuesto, ¿Cuáles pautan en EL TIEMPO? La cuestión es, que una cosa es pregonar sinceridad (lo cual han logrado), y otra muy distinta, independencia. El diario colombiano EL TIEMPO no es independiente. La aparente imparcialidad frente al Vicepresidente Santos, por parte de su propia familia, los Santos, no va más allá de no tomarse cócteles juntos en público, sino en la privacidad de algún club estilo GUN CLUB o JOCKEY CLUB. Y bueno, que tengan vida familiar, no es reprochable, todo lo contrario.
Dado el caso, sin embargo, de que EL TIEMPO no puede afirmar ser imparcial desde el punto de vista ético y moral, porque están involucrados profundamente en el poder, y no sólo con “Pachito” sino también con Juan Manuel Santos, y encima de todo, sus negocios también dependen del TLC, hubiera sido mejor que se abstuvieran de publicar editoriales de este tipo, y más, justo el día de las elecciones.
Dentro de cuatro, o quizás ocho años, seguramente dirán que Francisco o Juan Manuel Santos son los mejores candidatos para reemplazar al actual presidente Álvaro Uribe. Y dirán, de nuevo, con su estilo cínico y sarcástico, que su participación en el poder, es un asunto de “interés nacional”.
Lo único claro es que este ya no es un asunto de izquierda o derecha. Es un asunto de honor y dignidad nacionales. Y ya sólo por eso, más de un colombiano sueña con una segunda vuelta. Y francamente, a la mayoría de colombianos nos importaría un carajo si los Santos, o EL TIEMPO, se desgastaran en el proceso.

2 comentarios:

LuisCarlos dijo...

interesantísimo.
Esperemos por los resultados
y por el fortalecimiento de una oposición que sea una interlocutora válida que controle la gestión del siguiente periodo de gobierno, al contrario de mi país, Venezuela.

Excelente Observatorio

EDITOR GENERAL OIMC dijo...

Muchas gracias Luis Carlos. Pues más allá de las convicciones e ideologías, es claro que como usted bien lo señala, una democracia requiere de partidos políticos en la oposición.