martes, octubre 24, 2006

Belleza: ¿una realidad virtual?

Ya se me está volviendo una (¿mala o buena?) costumbre eso de leer y republicar a mis amigos y amigas virtuales de la red. Gracias a Dios cuento con su confianza para hacerlo. Ojalá algún día sean más que amigos virtuales...

Mientras tanto, el otro día mi amiga Chesk de España me puso a pensar otra vez sobre la belleza. Vean la foto de Mónica Bellucci, y díganme que la belleza no les importa. De cualquier manera, como lo advertían ya desde la antigüedad muchos filósofos, "la vista engaña". Pero que sea Chesk quien nos cuente al respecto.
Hasta la próxima.

Vendiendo falsos sueños
Por Chesk

Para los que somos un poco fanáticos de toda la saga Matrix, no se nos pasó desapercibida la actuación que tuvo Monica Belluci en la segunda y tercera parte. Era la imagen de la sensualidad y una tentación para el personaje principal de Neo.

Sin embargo, esta actriz, ha reconocido recientemente que, aunque ella sea bella, en casi todas sus imágenes se ha utilizado el retoque fotográfico para hacerla prácticamente perfecta.
La actriz ha explicado durante el Festival de cine de Roma que “cuando miráis mis fotografías veis una belleza perfecta, pero que no corresponde con la realidad, porque las fotos son retocadas”. Dice que el objetivo es “vender un sueño” y, mirando la imagen, está claro que lo vende.
Lo importante, parece ser, es vender falsos sueños de belleza perfecta; que luego, la adolescente de turno mire la portada de una revista y se sienta frustrada ante una imagen que es falsa, que tiene sólo la base de cierta. Luego vienen los problemas de anorexia y la regulación de tallas en los escaparates.

Sé que siempre es triste no alcanzar un sueño, pero que encima éste sea un sueño irreal, tiene que ser doblemente frustrante. Al menos la actriz lo ha reconocido, otras hubiesen callado eternamente. Su honestidad ha sido un detalle en un mundo lleno de mentiras.

ARTÍCULOS RELACIONADOS:
Claudia Schiffer: ¡Feliz cumpleaños!
¿El fin de las Chicas Águila?

8 comentarios:

Fabiola dijo...

Guuuaauuu creo que todos andamos en la misma cosa ultimamente...GRacias por este post, me encanto...Saludos XX fuente

EDITOR GENERAL OIMC dijo...

Gracias a tí Fabiola, y a Chesk por escribirlo. Un abrazo, THILO.

Chesk dijo...

Las gracias en todo caso te las tendría que dar a ti, Thilo, por republicarlo.

Cuando lo escribí, la verdad que estaba dudando, entre mis ideas de que no se puede regular en excesivo el mercado, y la influencia que tienen estas revistas en las jóvenes.

Por ejemplo, en España se está intentando quitar las tallas pequeñas de los escaparates y regular que todas sean iguales. No sé si quieren eliminar la talla 34 (XS), pero es una medida con la que estoy totalmente en contra.

El uso del photosop dudo más. Aunque no estaría de más que todos hicieran como Bellucci y lo dijeran abiertamente.

Un abrazo desde España.

EDITOR GENERAL OIMC dijo...

Hola Chesk: Si lo de eliminar es pésima idea. Aquí en Colombia hay mujeres de todas las tallas, y no necesriamente son bulímicas o anoréxicas. Además existen las que gustan de ponerse ropa estrecha y ceñida al cuerpo, que son bastantes. La Belucci es espectacular, con o sin retoques, porque simplemente hay mujeres que son bellísimas desde el punto de vista físico. Por ende reafirmo, no soy para nada enemigo de la belleza. Es más, creo que esos retoques muchas veces en vez de mejorar, empeoran. El punto es que estoy a favor de la belleza natural, y a favor de un concepto más amplio y pluralista de la belleza. Habrá mujeres reflacas por contextura, como la tal Ally Mc Beal, que son bellas así como son, y otras más robustas, que les queda bien ser así. Luego la belleza es algo subjetivo, y lo que a mi me gusta, no necesariamente le gusta a mi vecino, y así. Entonces existe una especie de "pluralismo", que es en últimas lo que se ve amenazado, cuando tratamos de imponer un prototipo único.
Gracias, como siempre, y un abrazo a tí y a todas las amigas en España.
THILO

Markota dijo...

¡Hola, Thilo!
En Medellín el retoque en busca de lograr la belleza no se reduce a unos trucos de Photoshop en las fotografías; ojalá así fuera. La industria de la cirugía estética es próspera en Medellín. Adonde quiera que vayas encuentras mujeres de todas las edades, y cuando digo de todas, es de todas (desde los 15 hasta los 60), con sus buenas prótesis de silicona talla 36 y 38, cintura de avispa y nariz operada; aquí, como tú dices, sí que abundan las que se forran en prendas una talla más chiquita de la que les quedaría cómoda.
Es la dictadura de la moda de las sardinas que se exhiben como mercancía calculada para atraer dinero (así sea dinero "fácil") y de veteranas rejuvenecidas "a mano" o "cuchibarbies".
Yo lo asimilo a lo que llamo la cultura mafiosa, en la que el único valor es el dinero, aparejado a la búsqueda de la belleza fabricada y lograda a toda costa. No he visto ni leído "Sin tetas no hay paraíso", pero entiendo que la temática está relacionada con esto que te digo.
No estoy en contra de las cirugías; pero es que aquí hace rato nos salimos de la realidad.
Hay mujeres que se han hecho cirugías que incluyen hasta la extracción de las dos costillas inferiores, para aumentar la cintura (solo por mencionar una modalidad).
Tengo una amiga que se ha hecho, ella solita: aumento de senos (ya se tuvo que cambiar las prótesis una vez, porque se le reventó una), reducción de cintura, abdominoplastia, lipoescultura (dos veces), levantamiento de nalgas, estiramiento de párpados, levantamiento de cejas, aumento de labios, estiramiento de cara, peeling o exfoliaciones(no sé cuántos), botox (no sé cuántas veces), tatuaje de cejas y delineamiento de ojos. No sé si se me escapa alguna. No se ha hecho la de la nariz, porque no la necesita y no estoy segura de si le ha metido la mano a las ojeras. Además es adicta al gimnasio. Y no es ni mafiosa ni loba.
El caso es que, tanto la anorexibulimia (así se le conoce porque la anorexia y la bulimia son las dos caras de una misma moneda)como la búsqueda obsesiva de la perfección física son dos desórdenes mentales que van de la mano.
Un abrazo, con todas mis costillas puestas.

EDITOR GENERAL OIMC dijo...

¡Hola Markota!
Siendo así como dices, entonces si se puede hablar de una epidemia. Me pregunto cuáles sob los objetivos concretos en la vida de estas niñas y señoras.
En cuanto a tus costillas: ¡Hasta no ver, no creer! Lo siento, pero soy muy estricto en esas cosas... ;-) THILO
PD Casi toda mi vida en Colombia, y no conozco Medellín...me va tocar ir por allá de turismo...a ver monumentos y parques...claro está.

Markota dijo...

En Medellín hay siquiatras y sicólogos que hablan de la anorexibulimia como una "pandemia". Según el diccionario de la RAE, una pandemia es una "enfermedad epidémica que se extiende a muchos países o que ataca a casi todos los individuos de una localidad o región".
Si vienes a Medellín, me avisas para llevarte a conocer las gordas de Botero.
Un abrazo virtual.

EDITOR GENERAL OIMC dijo...

Pues gracias por la invitación, mi estimada Markota. Eso sí, por mi parte si llegas a venir, también avísame, aunque no pienso llevarte a ver gordos, aunque igual no te preocupes que por aquí en Bogotá el impacto de la lipo no ha sido pandémico... muchos gorditos por ahí... :-)
Prefiero tomarme algún vinito caliente por ahí contigo, cuando vengas... :-)
Yo invito. THILO